La Oportunidad Taurina de la provincia de Cáceres, un consolidado certamen para los novilleros sin picadores

La nueva edición del certamen ‘La Oportunidad Taurina de la provincia de Cáceres’ fue presentada el pasado sábado 27 de enero en la localidad de Calzadilla

Foto: Fundación Toro de Lidia

La provincia de Cáceres volverá a acoger un año más el certamen «La Oportunidad», un bolsín taurino creado con el objetivo de ayudar a los becerristas y novilleros sin picadores, ofreciéndoles la oportunidad de torear tanto en el campo, como en la plaza. Esta nueva edición, que se presentará próximamente en Calzadilla, dará comienzo el 9 de marzo con el primer tentadero clasificatorio, y concluirá el día 23 de septiembre en la citada localidad cacereña.

Con la colaboración de instituciones como la Diputación de Cáceres y de Badajoz, el Patronato de Tauromaquia de la Diputación de Badajoz, los Ayuntamientos y Canal Extremadura, el Ateneo Taurino Extremeño se erige como organización precursora del único certamen sin caballos de la provincia, en clase práctica.

Jaime Bravo, presidente del Ateneo Taurino Extremeño, cuenta que la idea de crear el certamen “se empezó a fraguar en el 2018-2019, con la organización de algunas clases prácticas. Pero el primer certamen se celebró en 2021, con sucesivas ediciones en 2022 y 2023”. El balance de su recorrido es positivo, creciendo incluso en número de festejos y repercutiendo sobre el escalafón novilleril, con el impulso a sus carreras. “Los resultados se están viendo”, comenta en referencia a Pepe Luis Cirugeda y Manuel León, triunfadores de las ediciones de 2022 y 2023, respectivamente.

En un principio, Bravo puntualiza que el certamen tenía el nombre de Oportunidad Taurina del Valle del Alagón, correspondiente a la comarca que se conforma de 18 ganaderías y 27 pueblos, todos taurinos”. Sin embargo, como consecuencia del crecimiento experimentado por el certamen y “del éxito que ha ido teniendo, lo hemos abierto a toda la provincia de Cáceres”.

El Ateneo Taurino Extremeño tiene como uno de sus objetivos principales el “impulso al mundo rural con un impacto directo y tangible en la economía y el turismo de los pueblos”. Por ello, Bravo destaca que “hacemos esto dentro del marco de las fiestas populares de los pueblos que acogen nuestras novilladas”. Asimismo, el certamen cuenta con un marcado componente cultural, con la organización de una exposición itinerante como principal atractivo del mismo: “Este año tenemos a Arturo, un pintor taurino de la zona, con el que organizaremos una exposición que rotaremos por todos los pueblos donde vamos a celebrar novilladas”.

Mirando hacia el futuro, y con la mirada puesta ya en la inminente presentación de la nueva edición del certamen, Bravo explica que no está previsto” dar el salto a las novilladas con picadores, aunque sí que trabajan en la idea de que el triunfador de nuestro circuito pudiera torear como premio en el circuito con picadores de Extremadura, de la Fundación Toro de Lidia”. Sin embargo, por el momento, el Ateneo continuará en su apuesta por recuperar el espacio y la importancia de las novilladas y del festejo mayor en toda la provincia de Cáceres.