Sebastián Fernández y Manuel Casado triunfan en el primer festejo de la historia celebrado en Huévar del Aljarafe

Destacó Fernández de la Puebla con un gran novillo de Clairac

El rejoneador Sebastián Fernández y el novillero Manuel Casado salieron a hombros tras cortar dos orejas cada uno en el festejo mixto celebrado hoy en Huévar del Aljarafe (Sevilla), primero en la historia de esta localidad. Sin embargo la mejor faena de la tarde corrió a cargo de Fernández de la Puebla, que hizo el mejor toreo en el cuarto novillo, el mejor de los de Clairac.

El rejoneador Sebastián Fernández hizo una faena a más al toro que abrió plaza, mostrándose en todo momento por encima de un astado bastante parado. Su entrega y su buen hacer le valieron el primer triunfo de la tarde.

Fernández de la Puebla tuvo un primer novillo bastante parado con el que estuvo queriendo mucho pero sin poder redondear faena.

El segundo de su lote saltó al callejón creando un momento de gran desconcierto. Fernández de la Puebla hizo un buen quite por chicuelinas como prólogo a una faena ligada y completa al mejor novillo de la tarde. Sobresalió en el toreo al natural, que realizó con mucho gusto. Mató de media y descabello y cortó una oreja.

Manuel Casado estuvo bullidor con capote y banderillas en el primero de su lote, un novillo reservón pero que se dejó. Le buscó las vueltas en una labor entregada. Cortó dos orejas.

En el quinto tuvo dificultades en el tercio de banderillas con un astado que le esperaba mucho. Tampoco le ayudó el novillo en la muleta, frenándose y sin pasar. Lo intentó sin resultado Manuel Casado.

En último lugar actuó el novillero sin caballos Miguel Vázquez Barón, que toreó con gusto a la verónica. También mostró buenas formas en la faena de muleta, que brilló especialmente por el lado derecho. No estuvo fino con los aceros. Oreja tras aviso.

Huévar del Aljarafe (Sevilla). Un cuarto de plaza. Se lidiaron reses de Clairac, bien presentadas y de juego desigual. Destacó el cuarto, bravo. El rejoneador Sebastián Fernández, dos orejas; Fernández de la Puebla, silencio tras aviso y oreja tras aviso; Manuel Casado, dos orejas y ovación tras aviso; Miguel Vázquez Barón, oreja tras aviso.