Explosión de toreo y emociones con Ponce, Galván y Rufo por la puerta grande

El maestro de Chiva se despidió con honores y un público entregado, el gaditano ratificó su gran momento y el mejor toreo de la tarde llevó la firma de Tomás Rufo

La feria de Hogueras se embaló definitivamente el domingo. Cuántas emociones y cuánto toreo reunido una sola tarde. La afición alicantina despidió como se merece a un torero de época, Enrique Ponce, se emocionó con los naturales eternos de Tomás Rufo y supo paladear la improvisación y la calidad de un David Galván que llama a la puerta de las figuras.

Ponce comenzó a sentir el calor del público cuando le obligaron a saludar desde el tercio. No se sintió demasiado cómodo con su primero, al que costaba llevar embebido en las telas. Aún así, porfió con él para acabar arrancándole la oreja. En el que estuvo a placer el maestro de Chiva fue en el cuarto, que brindó a una de sus hijas. Fue este un toro de Daniel Ruiz con nobleza y calidad al que fue mimando para acabar apretándolo en un final de faena en el que echó las rodillas al suelo cual novillero que empieza. El final de su trasteo fue precioso, y la estocada corta en los mismos medios de la plaza bastó para cortar otro trofeo y amarrar la puerta grande. La ovación en los medios fue de la que se recuerda mucho tiempo, siendo obligado a dar dos clamorosas vueltas al ruedo.

El mejor toreo de capa de lo que llevamos de feria lo hizo David Galván en el recibo al segundo de la función, estando a punto de ser cogido. La faena no tuvo un guion establecido pero conectó mucho con los tendidos por su improvisación y tocó pelo. Otra oreja paseó del quinto, que se vino muy abajo pronto pero con el que se sintió cómodo en la distancia corta. El arrimón fue sincero y cabal. El torero gaditano ratificó su gran momento y la más que merecida inclusión en el cartel en sustitución de Morante de la Puebla.

Tomás Rufo mantiene intacto su idilio con la plaza de Alicante. De rodillas con el capote y de nuevo de hinojos con la muleta, el toledano malogró con los aceros el premio ante un toro al que le costó un mundo repetir las embestidas. Con el sexto, el mejor del envío, llegó lo mejor de su actuación. Desde el inicio de faena sacándoselo a los medios, pasando por el toreo en redondo sobre la diestra muy ligado y en un palmo de terreno, hasta las dos tandas finales de naturales que fueron sencillamente extraordinarias. Bien de verdad Rufo, que mató de una estocada entera y paseó con justicia las dos orejas.

Decenas de personas se echaron al ruedo para acompañar a la terna en volandas. Alicante volvió a responder llenando tres cuartas partes del aforo de la plaza y a buen seguro que los que vinieron, volverán. Las emociones son el mejor gancho posible y hoy en el coso de la Plaza de España se vivieron muchas.

Ficha del festejo
Plaza de toros de Alicante. Quinto festejo de abono de la Feria de Hogueras 2024. 8.124 espectadores. Toros de Daniel Ruiz, correctamente presentados y de buen juego en líneas generales. El más completo fue el 6º por su profundidad. Destacaron también la calidad del 4º y el 2º.
Enrique Ponce, oreja y oreja tras dos avisos.
David Galván, que sustituía a Morante, oreja tras aviso y oreja tras aviso.
Tomás Rufo, ovación y dos orejas.